Potencia contratada (Término de potencia)

Uno de los conceptos más importantes que aparecen en la factura de la luz es el término potencia, que tiene relación con la potencia contratada, es decir, los kilovatios de los que disponemos.

Es muy relevante, ya que determina una parte importante del precio final que pagamos en la factura de la luz.

Término de potencia

La potencia contratada hace referencia al número de kilovatios (kW) de los que puedes disponer en tu suministro y, de ello, depende a su vez la cantidad de aparatos eléctricos que puedes conectar al mismo tiempo en tu negocio. Se factura un precio por kilovatio contratado y por día, se haya consumido energía, o no.

En cuanto al concepto Término de potencia, este define el precio que se paga por la cantidad de kilovatios que se tienen contratados. Para calcularlo, se multiplica el precio del kW por la potencia contratada. Como comentábamos al principio, de ella depende el número de aparatos que pueden estar conectados al mismo tiempo en tu empresa.

En muchas ocasiones podrás ver reflejado este término de potencia también como término fijo de luz en otras comercializadoras de energía. Es una parte fija de la factura que tendrás que pagar, aunque no consumas electricidad, ya que se trata de un coste fijo.

Cada compañía eléctrica puede fijar su propia tarifa para el término de potencia. Así que a la hora de decidir entre una y otra compañía es recomendable calcular la potencia que se va a contratar para comparar entre las diferentes compañías y sus tarifas.

Recuerda que con Novaluz, y nuestra Tarifa Techo PYMES, tendrás un techo garantizado para evitar que tu factura suba debido a un aumento en el coste de la energía. Por el contrario, si esta baja, sí que te beneficiarás de la rebaja.

Qué potencia contratar

Como hemos visto, el término de potencia lo fija la compañía eléctrica, por lo que el cliente no puede cambiarlo. Sin embargo, sí que es posible modificar la potencia contratada, subiéndola o bajándola, en función de las necesidades de tu negocio.

¿Cuáles son las consecuencias de subir la potencia contratada?:

  • Será posible conectar más aparatos eléctricos al mismo tiempo.
  • La factura de la luz, eso sí, aumentará.

¿Y qué consecuencias tiene bajar la potencia contratada?:

  • Se podrán conectar menos aparatos eléctricos a la vez.
  • Aunque, lógicamente, ello implicará un abaratamiento de la factura de la luz.

Antes de optar por bajar la potencia, es necesario calcular el término de potencia que se necesita en el negocio para no contratar menos de lo necesario y evitar así que los dispositivos y máquinas que empleas en tu empresa se queden sin energía suficiente.

Para modificar la potencia contratada, es necesario contactar con la compañía eléctrica para que esta a su vez inicie los trámites necesarios con la distribuidora. Conviene tener en cuenta que la distribuidora solo permite un cambio de potencia al año, por lo que hay que hacer el cálculo detenidamente para contratar la potencia correcta. Si tienes alguna duda en este sentido, no te preocupes: contacta con nosotros y más que encantados te echaremos una mano.

Para hacer modificaciones en la potencia contratada, ya sea subiéndola o bajándola, tendrás que entregar en la compañía eléctrica los siguientes datos:

  • Nombre, apellidos y NIF del titular del contrato.
  • Dirección del inmueble
  • Potencia actual (la que se pretende modificar).
  • Potencia eléctrica nueva (la que se pretende contratar).
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).

Aunque es posible modificar la potencia eléctrica una vez al año, es necesario saber que tanto la subida como la bajada de potencia llevan asociados unos costes determinados.

Para subir la potencia contratada es necesario hacer frente a los siguientes costes cobrados por la empresa distribuidora:

  • Derechos de extensión: 17,37 €/kW + IVA
  • Derechos de acceso: 19,70 €/kW + IVA
  • Derechos de enganche: 9,04 € + IVA

Estos tres conceptos hay que multiplicarlos por la diferencia entre la potencia nueva y la potencia que se tenía contratada. Por ejemplo, si la diferencia es de 1,15 kW, los derechos de extensión serán 19,98 €, los derechos de acceso serán 22,66 €, y los derechos de enganche 9,04 €. Siguiendo este mismo ejemplo, el cliente tendría que pagar un importe total de 51,68 € más IVA.

Aunque también hay que pagar para bajar la potencia contratada, el coste es menor. Esto es así, porque solo tendrás que hacer frente al pago correspondiente a los derechos de enganche, que son 9,04 € más IVA.

Una serie de costes que tendrán que ser asumidos por el titular del contrato de la factura de la luz.

Calcular la potencia a contratar

Para calcular la potencia óptima de un negocio existen diferentes métodos:

  • Contratar a un electricista autorizado que realice un análisis.
  • Utilizar una calculadora de potencia.
  • Medir los kilovatios manualmente.
  • Ponerte en contacto con uno de nuestros asesores energéticos dedicados. Siempre disponibles para serte de ayuda en todo lo que respecta a la energía de tu empresa.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta en el momento de calcular la potencia eléctrica necesaria es si los aparatos eléctricos se conectan al mismo tiempo. En este caso, se necesitará más potencia eléctrica que si se conectan en diferentes momentos del día.

En la fórmula de cálculo de esta simultaneidad se establece un 1 para el caso de que todos los electrodomésticos estén conectados al mismo tiempo, 0,5 para un uso intensivo y 0,25 para un uso esporádico.

Calcular el término de potencia

Como hemos visto, es fundamental calcular las necesidades eléctricas de una empresa y así poder contratar la potencia adecuada (y no pagar de más en la factura de la luz).

Una vez hayas realizado este cálculo, cuantificar el término de potencia es muy sencillo. Tomando como referencia el precio establecido para la potencia y multiplicándolo por la cantidad de kW que se tienen contratados, se obtiene el importe que hay que pagar en la factura de la luz, se consuma electricidad, o no.

Si quieres saber cuánto cuesta el término de potencia, podrás encontrarlo sin problemas en la factura de la luz que te enviamos. En el resumen de la factura encontrarás el concepto potencia, que es el resultado de la multiplicación que hemos explicado anteriormente. Además, en los Detalles que encontrarás al final de la misma, podrás ver el desglose completo con toda la información, incluido el término de potencia sin impuestos. A este importe habrá que añadirle el porcentaje correspondiente de IVA.

A modo de resumen, podemos decir que el término de potencia es el precio que pagas por la cantidad de kilovatios que tienes contratados. Este precio lo determina la compañía eléctrica, pero tú como consumidor puedes optar por cambiar la potencia eléctrica y así reducir tu factura. Con todo, es importante calcular la potencia que necesita tu negocio para evitar que ningún dispositivo se quede sin la energía suficiente. Para calcular el término de potencia, se multiplica el precio establecido por los kilovatios que se tengan contratados.

¡Únete a nuestra Newsletter!

¿Quieres resolver estas dudas y otras con tu gestor energético asignado de Novaluz?

Contacta con nosotros y podrás conocerlo desde el inicio del proceso de alta.

Contacta