Tiempo de lectura: 3 minutos

Qué es la inmótica y su aplicación en las empresas

Tanto la inmótica como la domótica se relacionan con sistemas que garantizan la automatización para aportar mayor comodidad y reducir el gasto energético en un negocio o vivienda.

Este gran avance tecnológico es muy beneficioso en términos de eficiencia energética en las empresas. Sin embargo, queremos aclarar cuáles son las principales diferencias entre ambas y cómo la inmótica puede beneficiar a tu negocio.

Qué es la inmótica

Posiblemente hayas oído hablar más de la domótica que la inmótica. Sin embargo, aunque los conceptos son similares, hay una serie de diferencias que debemos comprender. Para empezar, la inmótica se aplica mayormente a edificios de mayor envergadura cuya finalidad es industrial o para el servicio público: colegios, hospitales, residencias, etc.

Por lo tanto, ¿qué es la inmótica? En términos generales, se define como la automatización de una construcción o edificio con alta tecnología. En este sentido, hacemos referencia a plantas industriales, parques tecnológicos, edificios de oficinas u hoteles, entre otros. Una de las principales ventajas es el ahorro energético que se da: un 40% aproximadamente.

Además, esta tecnología favorece un mayor control del consumo energético y otros aspectos del edificio, porque permite supervisar y controlar su funcionamiento. Por otro lado, gracias a este sistema, se garantiza la confortabilidad y seguridad, porque se detectan la fuga de gases y hasta posibles incendios. Incluso gracias al mismo se mejoran las comunicaciones en el propio recinto.

En definitiva, se trata de gestionar los espacios comunes de forma eficiente y económica. De hecho, no es necesario estar en el mismo lugar para efectuar este tipo de control. La tecnología móvil también ofrece muchas ventajas y, con una sola aplicación, se pueden abrir las puertas y ventanas de forma automática y manejar a nuestro gusto el sonido ambiental, por poner tan solo un par de ejemplos.

Cuáles son los beneficios de la inmótica en una empresa

Con la inmótica se pueden automatizar el encendido y apagado de las luces, controlar la apertura y acceso al edificio, detección de movimiento por sensores o aviso de fugas, entre otras acciones. A continuación, vamos a exponer algunas de las principales razones para apostar por este sistema y averiguar cuáles son sus ventajas.

 

La seguridad

Para empezar, tenemos que destacar que esta opción brinda una mayor seguridad en el lugar de trabajo. Por un lado, porque permite el acceso a las personas autorizadas a un edificio, y, por otra parte, porque se anticipa a posibles fugas o incendios, así como emergencias, que se puedan producir en estos recintos.

 

Ahorro energético y eficiencia

Es de gran ayuda para el ahorro de energía eléctrica y gestión de los gastos. En los tiempos actuales, contar con una tarifa para pymes, como la que ofrecemos en Novaluz, es muy ventajoso. Pero, además, si implementamos medidas que favorezcan la eficiencia energética en tu empresa, la reducción del consumo se verá doblemente favorecida.

 

Imagen moderna

Para concluir, una empresa que usa la inmótica se diferencia del resto por ofrecer una imagen más moderna. La tecnología supone un gran avance y, hoy en día, facilita la vida de los empleados y también la de nuestros propios clientes.

 

La eficiencia energética en las empresas es uno de los grandes desafíos, y la inmótica es una excelente alternativa para mejorar este aspecto. Por lo tanto, el control, la seguridad, la eficiencia y el ahorro en la electricidad son factores determinantes para apostar por esta aplicación tan beneficiosa.

¡Únete a nuestra Newsletter!

¿Quieres resolver estas dudas y otras con tu gestor energético asignado de Novaluz?

Contacta con nosotros y podrás conocerlo desde el inicio del proceso de alta.

Contacta
grafico de moviles