Tiempo de lectura: 4 minutos

Cómo reducir el consumo fantasma en tu negocio

En más de una ocasión, hemos oído hablar del consumo fantasma. Sin embargo, ¿sabes exactamente en qué consiste? Y más importante: ¿Cómo reducirlo?. En este artículo te ofrecemos todos los detalles sobre este aspecto tan negativo para que puedas evitarlo y no afecte a la factura de la luz de tu negocio. Mucha atención, ya que este factor puede ser determinante en relación a lo que pagamos por nuestro contrato de electricidad.

 

Este tipo de consumo eléctrico se genera cuando un aparato está conectado a la corriente eléctrica pero que, sin embargo, no se encuentra en uso. Es decir, nos referimos a todos los dispositivos que están en stand-by y que podemos poner en marcha en cualquier momento. Ejemplo de ello son los ordenadores: si los dejamos encendidos pero sin usar, estos automáticamente activarán el salvapantallas o pasarán su imagen a negro.

Con todo, es importante saber que, aunque no estén como tal en funcionamiento, estos seguirán consumiendo energía y, por lo tanto, afectando al monto total de nuestra factura de electricidad.

Qué es el consumo fantasma

Tal como hemos indicado anteriormente, el consumo fantasma de electricidad tiene que ver con todos los aparatos que consumen energía, aunque estén fuera de uso. Precisamente por eso es necesario evitar, especialmente en estos tiempos en los que el precio de luz está batiendo récords históricos, que este consumo fantasma afecte de forma diaria a nuestro negocio.

Cualquier medida o fórmula que adoptemos para conseguir reducir el gasto energético es acertada. En este caso, tendríamos que incluir dentro de los hábitos energéticamente eficientes (como lo son el cambio de la bombilla convencional por luz LED; el aprovechamiento de la luz natural o el uso de aparatos energéticamente eficientes) también la reducción del consumo fantasma. Un consumo del cual, en muchos casos, no nos damos cuenta.

Algo tan sencillo como apagar el televisor de la sala de reuniones de la empresa con el mando a distancia ya nos ayudaría a reducir dicho consumo fantasma. En este caso en concreto, habrás podido apreciar que aparece un botón luminoso en rojo. Esto es tan solo un pequeño ejemplo que se puede aplicar a otros dispositivos electrónicos, como dejar enchufados los ordenadores o los cargadores del teléfono móvil.

Cuánto aumenta realmente el coste por el consumo fantasma

Una vez que ya sabemos qué es el consumo fantasma, lo más conveniente es conocer cómo afecta a nuestro recibo de la luz. En muchos casos, hemos podido contratar una buena tarifa de electricidad o beneficiarnos de grandes descuentos y ofertas y, sin embargo, ver cómo nuestra factura de la luz aumenta si no adoptamos hábitos responsables.

Es conveniente prestar atención a este aspecto si queremos beneficiarnos de un ahorro anual, el cual puede situarse entre el 7 % y el 11 % aproximadamente, según los distintos estudios realizados. Es decir, que si una empresa tiene una factura de 500 euros de luz al mes, el ahorro anual, con respecto a un porcentaje del 10 %, podría ser de 600 euros.

Según la OCU, el consumo medio de un aparato en stand-by puede ser de unos 5 W, sin embargo, esto depende del modelo del dispositivo y la marca. No obstante, hay unos valores aproximados para saber cuánto consumen ciertos aparatos. Por ejemplo, una máquina de café tiene un consumo fantasma de 5 kW, una impresora unos 8 kW o un teléfono inalámbrico, unos 4 kW.

Lo más recomendable, en estos casos, es conseguir un medidor de consumo eléctrico para medir el consumo, la intensidad y el voltaje. En cualquier empresa, tanto grande como pequeña, este dato puede ser de gran importancia para reducir el consumo de energía. Sin embargo, siempre hay un margen de error en función de la sensibilidad del dispositivo, que está entre el 0,25 W a 0,.5 W.

Consejos para reducir el consumo fantasma en tu empresa

Además de la contratación de una buena tarifa de luz para empresas, como las que te ofrecemos en Novaluz, te damos algunos consejos para evitar el consumo fantasma en el negocio. Como hemos visto, esto afecta al gasto energético y a nuestra factura de la luz.

Consumo en estado de reposo

En primer lugar, hay que comprobar cuál es el consumo de un aparato electrónico cuando está en reposo. Lo más normal es que la media esté en 0,3 W a 0,7 W. Esto puede influir en la decisión de compra de dichos productos ya que, sobre todo a largo plazo, este puede conllevar un coste energético muy importante.

Utilizar temporizadores y regletas

Esta es otra buena opción para desconectar todos los aparatos que no se utilicen en el horario no laboral. Hacer uso del temporizador permitirá la desconexión automática del dispositivo pasado un tiempo. Con todo, la mejor opción es usar regletas con eliminación de consumo stand-by. Este producto puede encontrarse fácilmente a un coste bastante asequible, permitirnos decir adiós al consumo fantasma.

Desconectar todos los aparatos en vacaciones

Si el negocio cierra por vacaciones durante un tiempo determinado, la mejor opción es desconectar de la corriente todos los aparatos que no se vayan a utilizar. Además, esta es una medida de seguridad preventiva para la protección de los bienes materiales en caso de sobrecarga eléctrica.

 

En resumen, algunos piensan que el consumo fantasma es insignificante y no afecta mucho a la factura de la luz (o directamente lo desconocen). Sin embargo, esto no es cierto del todo, ya que depende de si una empresa tiene muchos aparatos eléctricos conectados, sin darles uso durante varias horas al día, para hacer un cálculo más exacto.

¡Únete a nuestra Newsletter!

¿Quieres resolver estas dudas y otras con tu gestor energético asignado de Novaluz?

Contacta con nosotros y podrás conocerlo desde el inicio del proceso de alta.

Contacta
grafico de moviles