Tiempo de lectura: 4 minutos

Qué tipo de tarifa eléctrica elegir si eres autónomo

Una de las preguntas más habituales que se hacen las empresas últimamente es qué tipo de tarifa eléctrica elegir. En función de esta elección, nos podremos ahorrar bastante dinero a final de año. Si bien es cierto que hay otros factores de vital importancia, como la potencia contratada o el uso responsable, todo suma.

 

No obstante, los gastos en electricidad han aumentado de manera considerable debido a la crisis energética actual. Sin embargo, las previsiones siguen siendo poco optimistas para los próximos meses y las empresas buscan la mejor alternativa para ahorrar en el recibo de la luz. Por lo tanto, hay que elegir una tarifa que se ajuste a las necesidades del negocio e implementar hábitos que ayuden a reducir el gasto energético.

¿Influye la elección de tu tarifa energética en el ahorro?

Es evidente que la elección de una buena tarifa eléctrica supone un gran ahorro, que a veces supera el 20% al año. Para empezar, hay que saber que los negocios que tienen una potencia inferior a 15 kW tienen acceso a la tarifa de acceso 2.0 TD, por lo que pueden beneficiarse tanto de la tarifa fija como variable.

Sin embargo, las pymes o industrias que tengan una potencia superior a 15 kW podrán optar por la tarifa 3.0 TD. Esto implica que el cliente puede contratar una potencia diferente para los distintos tramos con el fin de optimizar la factura de la luz.

Por lo tanto, hay tarifas que pueden ser más adecuadas para algunos tipos de negocios que para otros. No obstante, la contratación de la luz para empresas dependerá de una serie de factores, por dicho motivo, es bueno contar con un asesoramiento personalizado, como el que te ofrecemos en Novaluz, puesto que somos una comercializadora especializada en pymes y autónomos.

¿Tarifa variable o fija?

Si nos preguntamos qué tarifa eléctrica me conviene más, lo más acertado es conocer las principales diferencias entre las tarifas fijas y variables. En muchas ocasiones, las empresas prefieren contratar una tarifa fija que, previamente, se ha acordado con la comercializadora con la finalidad de evitar sorpresas de última hora y despreocuparse de la subida y bajada del precio de la luz. Pero ello supone un mayor coste.

Con la tarifa fija, independientemente de si el tramo corresponde a la hora punta, llana o valle, se pagará un precio fijo por kWh. El cliente siempre va a disfrutar del mismo precio, que aparecerá en el contrato según el periodo de tiempo establecido. Una de las principales ventajas de esta contratación, es que el cliente no tiene que preocuparse de la fluctuación del mercado. Sin embargo, si el precio estuviera por debajo, no se va a revisar su tarifa y este tendrá que pagar un precio superior a la media del mercado.

Si, por el contrario, el empresario decide elegir una tarifa variable, tiene que saber que el precio sube y baja en función de la demanda eléctrica. Por lo que su factura nunca será la misma y dependerá de lo que ocurra en el mercado. Obviamente, en los meses en los que la demanda sea menor, su factura se verá beneficiada con esta bajada. Sin embargo, una de las desventajas es que el usuario no estará nunca seguro de lo que pagará a final de mes.

Teniendo en cuenta estas dos opciones, lo mejor es estudiar las necesidades energéticas del negocio a lo largo del año. Hay meses en los que, posiblemente, la demanda será mayor o, por el contrario, mucho menor. Un buen análisis y asesoramiento por parte de un profesional en este sector es la mejor garantía para elegir una tarifa que cumpla nuestras expectativas.

Factores a tener en cuenta antes de elegir tu tarifa de luz para la empresa

Tal como hemos indicado, no se puede asegurar con certeza que la tarifa fija sea mejor que la variable o viceversa. Esto dependerá de las necesidades del negocio, su consumo y el precio de la luz. Sin embargo, hay una serie de factores que podemos valorar para hacer una mejor elección.

Conocer el consumo de luz

Antes de elegir una tarifa, el cliente tiene que conocer cuál es su consumo energético, cuándo tiene mayor demanda y cuáles son sus hábitos de consumo. Esto lo podemos ver a través de una representación gráfica del consumo eléctrico realizado que se llama curva de carga, y que nos permite ver los períodos de tiempo dónde se ha consumido más energía.

Productos específicos para empresas

Quizás el aspecto más importante, ya que es necesario contar con una tarifa capaz de dar una respuesta eficiente a las necesidades energética de nuestra empresa. Desde Novaluz contamos con productos concretos para pymes y autónomos, como la Tarifa Techo PYME, que aporta tranquilidad al negocio. Esta tarifa aprovecha las ventajas de las tarifas fijas y variables, puesto que te protege frente a las subidas en el coste de la energía (gracias a un techo límite establecido previamente contigo), pero que te beneficia de las bajadas siempre que el coste de la luz descienda.

 

Todos estos consejos te ayudarán a determinar qué tipo de tarifa eléctrica elegir. La información es poder; también cuando necesitamos determinar la comercializadora más adecuada para nuestro negocio. Sin embargo, lo mejor es ponerse en contacto con un asesor energético para que nuestra elección se ajuste completamente a las necesidades reales de nuestra empresa.

¡Únete a nuestra Newsletter!

¿Quieres resolver estas dudas y otras con tu gestor energético asignado de Novaluz?

Contacta con nosotros y podrás conocerlo desde el inicio del proceso de alta.

Contacta
grafico de moviles